Esta colección iniciada hace más de diez años y todavía en construcción, no es en realidad una  “Colección de muñecas”. Sino, en rigor, una selección de algunos de los muchos TRAJES NACIONALES más representativos de más de ciento diez países.

Como tal, lo que he re-creado es el tema del vestido como creador de sentido e identidad nacional, ligado a la historia, la tradición y la particularidad cultural de cada país que aquí se representa.

Cada país es único en sus tradiciones y vestidos y los que yo escogí en la muestra que quería representar en mi colección, no pretenden ser los más representativos de cada región, sino algunos de los que históricamente encontré más interesantes.

Las muñecas como tales, son de porcelana, pintadas a mano cada una según la raza o tipo cultural  más o menos representativo de cada país.

El vestuario es hecho totalmente a mano. No se usaron costuras sino ensamblaje para “construir” cada prenda y cada una de las muñecas es única, pues no se hizo copia alguna de ninguna de ellas.

Aún faltan países por representar, pero no tengo afán, es algo que voy haciendo poco a poco, en la medida de lo que vaya investigando de la historia del vestido de cada país. Es imposible representar todas las regiones de cada nación, pero escojo  las que  a mi juicio me resultan más atrayentes.