Ya sean niños o adultos…los personajes que aparecen en mi pintura y escultura, corresponden a orígenes y procedencias diversas. La psicología de sus gestos; las cosas que hacen o dejan de hacer son mi interés fundamental. Ya sea la alegría, la curiosidad, la tristeza , la soledad o la complicidad, todos estos personajes HABLAN de lo diverso y a veces extraño que puede resultar el ser humano.

El rostro refleja el alma. El gesto refleja el espíritu. El cuerpo refleja la esencia y el contexto no es otro que el reflejo del mundo de lo cotidiano, con sus liturgias sencillas y goces humildes.